Dante, el camaleón cambiante te invita a descubrir todo tipo de emociones al compartir sus vivencias y aprendizajes.

A lo largo del cuento, su piel mágica va cambiando de apariencia según lo que va sintiendo: alegría, tristeza, miedo, calma, enojo, ternura, celos, vergüenza, decepción e ilusión.

¿Te animas a acompañarlo en este recorrido?

El principal objetivo de este cuento es generar un espacio que promueva un diálogo emocional abierto y sincero.

Mediante las historias que cuenta el protagonista y las preguntas que hace, quienes leen pueden identificarse con

distintos estados emocionales y compartir sus propias vivencias.

El segundo objetivo es comunicar que nuestras emociones, aun aquellas que más nos incomodan, vienen a decirnos algo. Es importante poder reconocerlas para propiciar el proceso de autoconocimiento, crecimiento personal, empatía y compasión hacia uno mismo y hacia los demás.

Por último, este cuento nos enseña que las emociones son pasajeras y que, por muy duro que pueda ser experimentar algunas de ellas, no duran para siempre.

Agustina es licenciada en Psicología, se formó en España como psicóloga clínica infanto-juvenil y psicoterapeuta integradora. Trabaja  como psicoterapeuta de adolescentes y adultos.

 

*CAMBIOS: los gastos de envío por cambio están a cargo del comprador

SOY DANTE, EL CAMALEÓN CAMBIANTE

$7.000
SOY DANTE, EL CAMALEÓN CAMBIANTE $7.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

Dante, el camaleón cambiante te invita a descubrir todo tipo de emociones al compartir sus vivencias y aprendizajes.

A lo largo del cuento, su piel mágica va cambiando de apariencia según lo que va sintiendo: alegría, tristeza, miedo, calma, enojo, ternura, celos, vergüenza, decepción e ilusión.

¿Te animas a acompañarlo en este recorrido?

El principal objetivo de este cuento es generar un espacio que promueva un diálogo emocional abierto y sincero.

Mediante las historias que cuenta el protagonista y las preguntas que hace, quienes leen pueden identificarse con

distintos estados emocionales y compartir sus propias vivencias.

El segundo objetivo es comunicar que nuestras emociones, aun aquellas que más nos incomodan, vienen a decirnos algo. Es importante poder reconocerlas para propiciar el proceso de autoconocimiento, crecimiento personal, empatía y compasión hacia uno mismo y hacia los demás.

Por último, este cuento nos enseña que las emociones son pasajeras y que, por muy duro que pueda ser experimentar algunas de ellas, no duran para siempre.

Agustina es licenciada en Psicología, se formó en España como psicóloga clínica infanto-juvenil y psicoterapeuta integradora. Trabaja  como psicoterapeuta de adolescentes y adultos.

 

*CAMBIOS: los gastos de envío por cambio están a cargo del comprador